BFIT GETXO – Fisioterapia & Entrenamiento personal con EMS

Blog sobre Fisioterapia, Entrenamiento y Salud

¿Que puedo hacer para curar mi tendinitis? Parte I:

En esta primera parte explicaremos que es la tendinitis, cuál es su origen y por qué no debemos llamarla… ¡tendinitis!

Las tendinitis, o mejor dicho, las tendinopatias son una de las patologías musculoesqueléticas más comunes y que más guerra dan.

Todos conocemos el famoso codo de tenista (Tendinopatia epicondílea), codo de golfista (Epitrocleitis), rodilla del corredor (Tendinopatia de la fascia lata)… y un largo etcétera, acompañadas de una nomenclatura a cual más liosa (Tendinitis, tendinosis, paratendonitis, entesitis…).

Después, sin ni siquiera estar seguros de lo que realmente tenemos, no sabemos qué hacer para curarla, si hincharnos a antiinflamatorios, infiltrarnos con corticoides, hacer ejercicios de fortalecimiento, darnos masajes hasta desgastarnos, ponernos hielo o rezar a la virgen de Begoña para que de una vez nos deje de doler.

Bien, vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre este tema, y para ello lo primero que tenemos que entender es que estructura se ve afectada por esta patología, por que ocurre y que hace que prevalezca en el tiempo.

tendón

La tendinitis ocurre en el tendón, como su nombre bien refleja. El tendón es una parte del músculo de color blanco, de consistencia fuerte y no contráctil, constituido por fibras de tejido conectivo (principalmente colágeno tipo I) que se agrupan en fascículos formando el tendón. Su principal función es unir el músculo al hueso y transmitir la fuerza de la contracción muscular para general el movimiento. El lugar donde el tendón se une con el hueso, se denomina entesis.

En cuanto al origen de las tendinitis o tendinosis (más adelante aclararemos el término correcto) encontramos tanto factores intrínsecos como extrínsecos. Los factores intrínsecos son aquellos que no dependen de nosotros; presencia del gen variante de la tenascina C, mala alineación de los miembros inferiores en varo, valgo o recurbatum, la eversión del tobillo…etc. Los extrínsecos son aquellos que somos capaces de controlar; la carga, el entrenamiento, el gesto técnico, los tiempos de descanso, la periocidad…etc.

Por lo tanto, si tenemos factores intrínsecos que pueden predisponernos a tener tendinitis y encima, sobrecargamos nuestro tendón porque no respetamos aquellos factores extrínsecos que dependen de nosotros (sobreuso, movimientos repetitivos, poco descanso) ¡nos vamos a encontrar con una tendinitis como la copa de un pino!

¿Pero entonces es tendinitis o tendinosis?

mesi

Vale, el momento cumbre, ¿cómo se llama lo que tenemos?, que en realidad nos da igual, lo que queremos es que se cure, sin embargo en esta patología es importante diferencia bien esto, pues el tratamiento puede variar considerablemente.

Si hablamos de tendinitis, damos por hecho que existe inflamación y por lo tanto debemos aplicar un tratamiento adecuado para esta.

Si hablamos de tendinosis, lo que tenemos es una degeneración, un debilitamiento y desorganización de las fibras del tendón, lo que va a requerir de otro tratamiento.

Tendon-normal-y-tendon-degenerado

La histología nos ha demostrado que existe una alteración de la homeostasis, esto es, del equilibrio normal de los tejidos del tendón, la existencia de una pobre respuesta reparativa, y una degeneración de las fibras del tendón que genera desorientación y delgadez de estas fibras, pero no se han encontrado marcadores inflamatorios. Así que ya podemos decir que el término correcto para esta patología es tendinosis (Implica degeneración) o tendinopatia (patología del tendón).

Para comenzar la rehabilitación de esta patología lo más adecuado es ponerse en manos de un fisioterapeuta especialista en sistema musculoesquelético, para que nos trate y asesore durante el proceso de curación, como veremos próximamente en la segunda parte de este artículo.Diagnóstico fisioterapéutico gratuito

AUTOR: Alvaro Garcia Altube. Fisioterapeuta (Col. Nº 2362)

Compártelo si te ha gustado ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone